De Quicio

Creating unfinished texts / Publicando textos inacabados

Descubrir que se escribe como otro escritor antes de leerlo es como reflejarse en un espejo sin reflejo. Se ha seguido su trazo sin saber que tenía cuerpo, su estilo sin saber que tenía palabras. Seguramente se ha llegado a él por otros caminos, se han rastreado sus líneas a través de líneas ajenas que se escribieron sin que la conciencia de éste se expandiera aún en otras palabras.  Los textos se componen de fantasmas, trazas de otras conciencias que se entremezclan para formar nuevos cuerpos, que se transforman a su vez en fantasmas al traspasarse a otros textos: una cadena de conciencias que se tocan, se reconocen y se mezclan, pero permanecen diluidas por para un fin mayor. El sonido de la voz ahoga todo eco de fantasmas, unifica lo que de otra manera eran susurros que luchaban por expresarse y vencían en otros textos, voces de ahogados que han alcanzado la playa.

Me gusta esta imagen: la literatura como una inmensa playa en una isla desierta, donde cada día llegan cientos, miles de barcos que intentan alcanzar un destino. En lugar de eso, Atracan en un punto indeterminado, atisban el horizonte en busca de un barco amigo pero nada encontrando en la otra orilla, . Algunos resisten el embate de las olas y consiguen llegar, atracan en la playa y dejan sus barcos estar a merced de las olas y las algas. Allí la brisa el viento moldea erosiona sus cascos e infla sus velas formando. Las algas se acumulan formando figuras fantásticas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 5 de agosto de 2013 por en Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: