De Quicio

Creating unfinished texts / Publicando textos inacabados

La fábrica de metáforas

Djuna tiene una fábrica de metáforas; he oído que existen. Algunos las usan para perfilar a sus personajes. Se las usa para recubrirlos como con una finísima película de cristal, de manera que nunca se puede llegar al fondo. El cristal sirve como escaparate y barrera a la vez: se puede ver pero no tocar. Las metáforas se van enredando una tras otra y hacen que toda la narración dé vueltas como en un programa de centrifugado. Uno se siente maravillado por tanta pirueta, pero al final es difícil saber lo que se ha visto. Algunos utilizan una metáfora casual que se deja caer como para dar una pincelada de profundidad al ser del que se relata en cuestión. Cuando las metáforas son puntuales, esta profundidad se proyecta muy bien, adquiere una tonalidad de sombra que se alarga y define al personaje como un guante. Cuando las metáforas se fabrican en cadena, sin embargo, forman un torbellino que refracta. Este torrente de metáforas sirve para proteger al personaje.

Nunca conocerás a un hombre por sus metáforas. Las palabras, las imágenes, recubren al personaje también por el miedo a tocarlos. Williams lo llamó el zoo de cristal, pero más que de aparador de ama de casa podríamos decir que se trata de un zoo auténtico con sofisticadas jaulas de cristal. Se oculta a la cada bestia en rectángulos de fino vidrio con el miedo de que pueda lastimarse estropearse dañarse en la manipulación. Los personajes son frágiles. Las metáforas impiden el compromiso con lo circundante puesto que impacta directamente con ellas en su trayecto; Vd. verá cómo quiere relacionarse con la misma. El bosque de la noche

como dijo la propia Djuna, qué difícil ser simple como bestia y no dañar a nadie

Anuncios

4 comentarios el “La fábrica de metáforas

  1. Pantero Pinco
    18 de febrero de 2013

    Los personajes no pueden ser más que eso, metáforas, reflejos, contornos. Es como en una pintura, si rascas la capa de óleo, el personaje desaparece. Es nuestra mente la que imagina a la persona tras esa campana de papel.

    • a v is a v is a v
      18 de febrero de 2013

      Creo que hay personajes tan redondos que escapan al plano del papel y se meten en nuestros ojos y nuestras entrañas- pulmones, hígado, corazón- con facilidad, y al contrario, personas tan planas que casi parecieran diluirse como personajes. Pero mi punto aquí es el escritor que parece evadirse de sus personajes como de la peste, el que fabrica una red de imágenes para no tener que enfrentarse a éste, como si así no tuviera que enfrentarse a sí mismo. Por qué razón un autor podría tener miedo de describir a un personaje, de darle profundidad y acercarlo a nosotros?

  2. Pantero Pinco
    20 de febrero de 2013

    Pues porque no tienen nada dentro, sólo el autor chiquitico manejando resortes y pulsando botones mientras su cabina se llena de humo, Wizard of Oz, Kōji Kabuto de la literatura

  3. a v is a v is a v
    20 de febrero de 2013

    Koji Kabuto de la literatura. Eres un grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 18 de febrero de 2013 por en Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: